La hidroponía o agricultura hidropónica es un método utilizado para cultivar plantas en soluciones acuosas con sustancias químicas disueltas en lugar de hacerlo en suelo agrícola,

Las raíces reciben una solución nutritiva y equilibrada disuelta en agua con algunos de los elementos químicos esenciales para el desarrollo de las plantas, que pueden crecer en una solución mineral únicamente, o bien en un medio inerte, como arena lavada, grava o perlita, entre muchas otras.

Aunque nos parezca muy novedoso, no es un sistema nuevo. Recordamos los Jardines Colgantes de Babilonia, que eran considerados una de las siete maravillas del Mundo Antiguo y fueron construidos en el siglo 5 antes de Cristo por orden del rey Nabuconodosor II como regalo a su esposa Amitys, en ellos se plantaban dátiles, coco y arboles frutales. Las aguas para regar las plantas eran traídas del rio Eufrates. Otra referencia histórica fué en la segunda guerra mundial, cuando los estadounidenses cultivaron verduras hidróponicas para abastecer a sus tropas destinadas en el Pacífico.

Hoy día que tendemos cada vez mas a hacer una agricultura sostenible y beneficiosa para el medio ambiente vuelve a aparecer como una solución adecuada frente a la escasez de alimentos, el aumento de la población y a la falta de agua.

De hecho se consume menos agua que en la agricultura tradicional y puede desarrollarse con éxito en cualquier clima. Otra ventaja es su rapidez de crecimiento, lo que en la agricultura tradicional tarda 46 días, con la hidroponía solo tarda 16. Además cada verdura puede recibir exactamente los nutrientes que necesita.

Pueden ser cultivadas en cualquier clima y con cualquier tipo de suelo, incluso en las ciudades. En los núcleos urbanos de todos los países aparecen este tipo de establecimientos. En Alemania, en el corazón de Berlín ya se cultivan verduras, en las terrazas de rascacielos de Nueva York también. Y esto es importante porque las grandes ciudades no dejan de crecer y según Naciones Unidas, en 2050 dos tercios de la población mundial vivirá en ciudades.

En nuestro país, concretamente en Vigo, la empresa H2Hydroponics, fundada por Rafael Pereira, mejora otros métodos: “Lo que nosotros hacemos diferente es desarrollar un sistema de cultivo que imita a la naturaleza. Imitamos la forma en que la naturaleza oxigena el agua y la convierte en agua de buena calidad. Esto es por medio del movimiento y de hacer pasar este agua por las raíces de las plantas, provocando que el oxígeno y los nutrientes lleguen en tiempo real a cualquier planta de la instalación”. Los vegetales obtenidos son libres de pesticidas, libres de suciedad y contaminación del suelo, de excelente calidad y sabor.

Para Pereira, la hidroponía se impondrá en los próximos años hasta el punto de que se terminará convirtiendo en una práctica cotidiana: “El futuro de la agricultura será una producción local. Tan local que estaremos produciendo los vegetales en nuestras cocinas”

También en Almería, en la localidad de Pulpí,  la empresa Primaflor cultiva con el método de la hidroponía ahorrando agua en una de las zonas mas áridas de Andalucía. Tenemos que decir que sus productos NO son ecológicos, aunque se lo están planteando en un futuro.

Este sistema –comentan sus promotores- permite recoger todo el agua y los nutrientes que no consume la planta, de forma que es reciclada y se puede volver a utilizar. Reduciendo los consumos de agua hasta en un 50% y de fertilizantes en un 20%. Además, al no estar la planta en contacto con el suelo, un terreno que en principio no es apto para cultivo se puede aprovechar.

Compartir es amar ❤

Deja una Respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.