Salud e higiene: la forma correcta de lavar una mascarilla reutilizable

Energía 22 de abril de 2020 Por Noe Fernández Di Santi
Alrededor de todo el mundo se multiplican las iniciativas para usar cubrebocas y evitar la propagación del COVID-19
face-mask-5008943_640

Gobiernos de todo el mundo sugieren a la población el uso de mascarillas para salir a la calle. Estos tapabocas tienen como propósito cubrir boca y nariz y evitar que las gotas de saliva salgas hacia afuera contaminando otras superficies. Asimismo impiden que nuestras mucosas tengan contacto con lugares infectados.

No son pocas las personas que se volcaron a la utilización de mascarillas reutilizables, pero su mantenimiento debe respetar algunas medidas higiénicas para que sigan siendo saludables. En primer lugar deben ser lavadas con agua entre 60 y 90ºC con el detergente habitual, el agua caliente permitirá la eliminación de microorganismos. Posteriormente deben ser sumergidas en una solución con una parte de lejía (lavandina) con 50 de agua tibia. Y finalmente desinfectadas con jabón blanco y agua para que no queden restos de lejía. 

También se puede reforzar la limpieza rociándola con algún desinfectante como alcohol. En el caso de usar otro se deben volver a lavar para evitar los restos, y finalmente, deben secarse de manera completa por lo menos dos horas después del lavado.  

Las mascarillas higiénicas están destinadas a adultos y niños a partir de 3 años sin síntomas. Se debe evitar que una mascarilla que está para lavar toque la ropa limpia, además, la persona encargada del lavado de las mascarillas debe tomar los recaudos de higiene. No se deben usar productos que puedan reducir la capacidad protectora de la mascarilla o que dañen los materiales con los que están realizadas, en este caso algunos productos de lavado demasiado abrasivos. 

Cada vez que se lava una mascarilla hay que revisar si no se produjeron daños, de lo contrario hay que desecharla. Al mismo tiempo, una mascarilla reutilizable soporta un máximo de cinco lavados. Una vez cumplido ese plazo se pueden desechar en doble bolsa o en contenedores para residuos patológicos. 

Una mascarilla dura como máximo cuatro horas de utilización, siempre y cuando no se humedezca antes de ese plazo. Además, su uso no deja de lado otras medidas de higiene para reducir la circulación del coronavirus como el lavado frecuente de manos, la distancia social o el uso de alcohol y otros desinfectantes de superficies, ambientes y manos. 

Te puede interesar