Hábitos saludables para habitar la Tierra en equilibrio y armonía

En la vida cotidiana podemos adoptar habitos saludables y sencillos para colabor con el medio ambiente y preservar los recursos naturales que este planeta nos ofrece. Te mostramos algunos.
puerta giratoria

Puertas Giratorias:

Sabias que este tipo de puerta ayuda a reducir los costes de calefacción o aire acondicionado del edificio? Se necesita mucha electricidad para enfriar todo un ambiente de trabajo en un edificio, pero se necesitaría aún más si la gente no usara las puertas giratorias entre el vestíbulo del edificio y la acera exterior. En términos generales, el aire entra y sale de un edificio debido a las diferencias en la presión del aire. (En el invierno, el aire caliente sube hacia la parte superior de un edificio y, siempre que haya aberturas en la planta baja, el aire frío entra rápidamente para reemplazarlo. Lo contrario sucede en el verano, cuando el aire frío sale las puertas de entrada). El tránsito peatonal regular en un edificio de oficinas grande puede provocar fugas de aire de hasta 30,000 pies cúbicos por minuto. 

Eso presenta un desafío para los ingenieros: ¿cómo permite que las personas y las cosas entren y salgan de un edificio mientras se minimiza el flujo de aire no deseado? La puerta giratoria se presentó como una solución a este antiguo problema hace más de 100 años, mucho antes de que alguien hablara de huellas de carbono o calentamiento global. (El propósito principal, según la solicitud de patente original, presentada por un tal Theophilus Van Kannel de Filadelfia, era evitar la "entrada de viento, nieve, lluvia o polvo"). Una puerta giratoria no es hermética (PDF), pero la barrera que crea hace que el impacto de ese diferencial de presión de aire sea menos importante. Cada vez que la puerta gira, algo de aire saldrá del edificio y algo entrará, pero en general, pasará mucho menos.

En 2006, un equipo de estudiantes graduados del MIT llevó a cabo un análisis del uso de puertas en un edificio del campus, E25, donde encontraron que solo el 23 por ciento de los visitantes usaban puertas giratorias. Según sus cálculos, la puerta batiente dejaba pasar hasta ocho veces más aire a través del edificio que la puerta giratoria. Aplicando el clima promedio de Boston a sus ecuaciones, el equipo del MIT descubrió que si todos usaran las puertas giratorias, se ahorrarían más de 75,000 kilovatios-hora de energía, aproximadamente un 1.5 por ciento del total requerido para calentar y enfriar el edificio, y evitarían 14.6 toneladas de la emisión de dióxido de carbono. * (A modo de comparación, la EPA dice que un vehículo estadounidense promedio emite alrededor de seis toneladas de dióxido de carbono durante un año). Las ganancias también son lo suficientemente grandes como para cubrir fácilmente la energía necesaria para alimentar una puerta giratoria automática como esta. que tiene un motor de 250 vatios.

Te puede interesar