Las mejores rutas de los almendros en flor en España

¿Se te ocurre mejor plan que salir a caminar y disfrutar de los almendros floridos? Estas rutas están preparadas para llegar, caminar, disfrutar de los almendros en flor y darse a la primavera.
201084

España es el segundo país productor de almendra del mundo. De hecho, este árbol que puede vivir entre 60 y 80 años, incluso hasta 100 años, es, junto al olivo, uno de los principales árboles cultivados con un fin industrial en el litoral mediterráneo.

Su explosión floral comienza ahora, por estas fechas y este canto a la esperanza, que anuncia el final del invierno y la inminente llegada de la primavera, llega a su apogeo a mediados de marzo. Observa sus delicadas flores de cerca, con gamas cromáticas que van del blanco al rosa, pasando por todas las posibles combinaciones tonales entre estos dos colores. Y no te pierdas el detalle de sus pistilos amarillos que atraen a pájaros y a mariposas por igual.

Pues eso, quizás el plan pase estos días por montar un picnic bajo este árbol en cuanto salgan dos rayos de sol y dejarse llevar por sus imágenes. Nosotros te contamos algunas de las mejores rutas y coordenadas para inspirarte y que no te pierdas uno de los momentos más dulces de la apertura de la primavera.

200317

La ruta de Santiago del Teide: almendros en flor bien organizados
En Tenerife a los almendros en flor se les toma muy en serio. Tanto que en la localidad de Santiago del Teide cuentan con algunas de las mejores rutas organizadas de todo el país para contemplarlos, o bien a tu aire o acompañados de un guía. Son rutas diseñadas para todo tipo de públicos: niños, adultos, discapacitados, familias, parejas…. y que van desde pequeños itinerarios circulares de 2 km hasta rutas más largas de 8 o 9 km, que a veces incluyen incluso el almuerzo y que parten todas de la pintoresca Plaza de la Iglesia, en Santiago del Teide.

“Las rutas arrancan a primera hora de la mañana en la plaza y se adentran en el interior de la Reserva Natural Especial El Chinyero”, explica Manuela, de la Oficina de Turismo de Santiago del Teide. “Los almendros pintan de blanco y rosa el paisaje volcánico que dejó la erupción del Chinyero (1.561 metros) en 1909, un paisaje que hoy muestra una biodiversidad y una orografía única”.

201081

El Valle de Guadalest: pueblecitos medievales y almendros floridos
Aunque estas rutas no están organizadas, el valle de Guadalest entero también se viste de blanco-rosáceo por estas fechas. “Ya están floreciendo”, nos comentan desde la Oficina de Turismo cuando le preguntamos en qué punto se encuentra el espectáculo.

Así que habrá que caminar por el valle, ver los almendros en flor y recorrer los cinco pueblos que lo conforman: Guadalest, Benimantell, Benifato, Beniardá y Confrides… Unos pueblecitos con mucho encanto de casitas blancas, calles empedradas, museos y castillos… entre los que destaca el propio Guadalest, un pueblo medieval excavado en la roca, de menos de 300 habitantes, que mira a un pantano desde su castillo.

Eso sí, para ver los almendros del valle habrá que darse prisa porque una preocupante plaga, la de la Xilella Fastidiosa, está acabando con ellos, debido sobre todo a que el protocolo de la Unión Europea para extinguirla y que consiste en arrancar los árboles de cuajo ante la tristeza de los agricultores y los vecinos que llevan años criando sus almendros y disfrutando de este bellísimo espectáculo.

201087

El Valle del Relleu: almendras, turrones y cuestas empinadas en Alicante
Seguimos en Alicante, porque por la zona encontramos, además del espectáculo de los almendros en flor entre las localidades de Relleu y Villajoyosa, otra excusa para adentrarnos en el mundo de este árbol: su fruto. Allí, la Cooperativa de Relleu explica las variedades de la almendra marcona, la más usada en Alicante, y los distintos usos que le dan, tanto para turrón, como para dulces, postres caseros y productos lácteos.

Y ya que disfrutamos de los almendros florecidos, también podemos hacer un poco de piernas y subir las cuestas empinadas de Relleu, y pasear por sus calles estrechas, la iglesia de Santiago construida sobre el antiguo cementerio musulmán y asistir al tañir de sus campañas, las más antiguas de la provincia, desde algún rincón de la localidad.

201086

Casabermeja, entre fuentes y almendros en flor
La Ruta de las Fuentes de Casabermeja, en la avenida de la Constitución, en la localidad malagueña de Casabermeja, es otra ruta ideal para tropezarte con la belleza de los almendros por estas fechas. La ruta que parte del pueblo y se adentra en el campo tiene unos 7 km y recorre sus fuentes históricas más singulares, entre la que está la fuente de Parras Viejas, una de las más antiguas.

Otra ruta casbermejeña para asistir sin perder detalle al florecimiento de los almendros es la que sube hasta la Torre Zambra, una atalaya musulmana hasta la que se llega por un camino asfaltado de 6 km (otros 6 para volver) con vistas espectaculares al Torcal y a los Montes de Málaga. “Desde ahí, sobre todo al final del trayecto que ya es de tierra, se ven muchos de los almendros de todo el valle”, explican desde la Oficina de Turismo. Después, se puede aprovechar para visitar la localidad, tanto el cementerio, que está protegido por su belleza, como el yacimiento de pinturas rupestres de Peñas de Cabrera.

201083

Almogía, el lugar de la Axarquía para ver más almendros en flor
Aunque la Axarquía malagueña está plagada estos días de almendros en flor, si hubiera que elegir una zona donde vas a disfrutar de cientos de ejemplares ese es Almogía. Para verlos puedes ponerte rumbo hacia la Ermita de las Tres Cruces, un lugar mítico del folclore malagueño, donde conectan Almogía, Cártama, Álora y Pizarra. O hacer la ruta que te llevará hasta el monte Sancti Petri (798 m) desde la Posada de Almogía, siguiendo las indicaciones, unos 6 km que se cubren en algo más de dos horas y media.

Los almendros floridos no tardarán en aparecer. Una vez que cruzas el arroyo Cupiana, comenzarás el ascenso siguiendo las flechas rojas y en pocos metro estarás cruzando un amplio almendral. Cuando estés en la parte más alta, podrás disfrutar de las vistas del Valle del Guadalhorce, la Sierra de las Nieves, el Valle del Guadalteba y las sierras calizas que hay entre el Desfiladero de los Gaitanes y el Torcal de Antequera. Una maravilla.

201085

Garrovillas de Alcónetar, en Cáceres o su Fiesta del Almendro en Flor
En esta localidad se suele celebrar todos los años una estupenda quedada en el campo, con ruta incluida, comida y música para celebrar la llegada de la Primavera y la floración de los almendros. La ruta por el entorno de Garrovillas se convocaba a mediados de febrero a las 9 de la mañana para ir caminando, en bicicleta o a caballo a lo largo de un recorrido cubierto de unos 8 km desde la Plaza Mayor (una coquetería de plaza) hasta el paraje Gallito. Este año Garrovillas hubiera celebrado su XXII edición de la fiesta del almendro rodeados como están de cientos de ejemplares que son un espectáculo único en Extremadura.

201082

El Puig de Mallorca, almendros floridos a vista de pájaro
En la isla de Mallorca hay decenas de rutas también para disfrutar de este momento. Pero una de las más especiales es la subida al Puig de Randa cerca de Llucmajor. Porque desde allí, con unas vistas maravillosas y panorámicas de la comarca del Pla de Mallorca encontrarás cientos de almendros que están ahora comenzando a florecer y en unos días ofrecerán un espectáculo único.

Por cierto, esta montaña sagrada, el Puig de Randa (543 m), es el lugar al que se retiró Ramón Llull (1232- 1316) cuando tenía unos treinta años. Allí hizo vida de ermitaño dentro de una cueva, se entregó a la meditación y se iluminó. La montaña se encuentra en el termino municipal de Algaida y es uno de esos lugares mágicos de la isla al que se puede subir andando, unos 10 km, que llevan algo más de 2 horas y media de caminata.

Te puede interesar