La actividad física es clave para conservar la salud en la tercera edad

Energía 20 de abril de 2020 Por Noe Fernández Di Santi
La Organización Mundial de la Salud recomienda que se realice en niveles moderados después de los 65 años
Abuelos-Tercera-edad--850x400
- Foto: diarioconcepcion.cl

La Organización Mundial de la Salud recomienda la actividad física como un modo de mantenerse saludable a cualquier edad, sin embargo en los adultos mayores, el movimiento del cuerpo puede mejorar funciones vitales y reducir el deterioro cognitivo. 

A partir de los 65 años, la actividad física debe limitarse a actividades recreativas o de ocio “la actividad física consiste en actividades recreativas o de ocio, desplazamientos (por ejemplo, paseos caminando o en bicicleta), actividades ocupacionales (cuando la persona todavía desempeña actividad laboral), tareas domésticas, juegos, deportes o ejercicios programados en el contexto de las actividades diarias, familiares y comunitarias”, señala la OMS. 

Esta organización internacional señala que semanalmente deben destinarse 150 minutos semanales a actividades aeróbicas o 75 de actividades moderadas. Asimismo, cada sesión por lo menos debe durar 10 minutos. Es de utilidad también, que se realicen actividades destinadas a mejorar el equilibrio e impedir las caídas.  Lo importante es que las actividades se adapten a la capacidad de ejercicio de cada persona, sus limitaciones y los riesgos específicos para su salud. La alimentación además, siempre es clave para acompañar el ejercicio. 

Muchas de las residencias para adultos mayores tienen programas especiales de ejercicios, destinados a evaluar el estado físico y mental de los residentes, pero también existen ejercicios sencillos que se pueden realizar desde el hogar. 

Está demostrado que las personas que realizan actividad física en su vejez, tienen menores tasas de mortalidad y enfermedades de base como diabetes o accidentes cerebrovasculares, presentan un menor riesgo de caídas y un menor riesgo de limitaciones. 

De igual manera, previene el envejecimiento prematuro, las lesiones, mantiene la capacidad respiratoria, la fuerza, evita la obesidad y mejora la recuperación de enfermedades. 

Por otro lado, evita la toma de medicamentos para problemas como el cansancio, el insomnio, la depresión o la ansiedad. Mejora la memoria, la atención, la autoestima, el estado de ánimo, la autonomía y la psiquis. Finalmente, permite hacer nuevas relaciones sociales con gente de la misma edad. 

Te puede interesar