El sol es un gran aliado para la salud

Energía 24 de abril de 2020 Por Noe Fernández Di Santi
Tomar baños de sol y de luz natural es sumamente sano para mantener en un nivel estable las vitaminas
pretty-woman-1509956_640

El sol es venerado por muchas culturas ancestrales alrededor del mundo, pero más allá de cuestiones culturales, el sol trae grandes beneficios para la salud, al igual que la luz natural. El sol trae grandes aportes para el equilibrio planetario y físico y por supuesto a la salud emocional, espiritual y física.

El astro rey tiene propiedades antinflamatorias, por ello es sumamente importante para el tratamiento de enfermedades dermatológicas. Además es promotor de la epitelización y la circulación. Para aquellos que sufren de psoriasis es sumamente importante la exposición de 10 minutos al sol, porque promueve la cicatrización de las lesiones. 

Asimismo, colabora en la generación de vitamina D que es vital para el funcionamiento de los riñones y a absorción de calcio por parte de los huesos y los dientes. También actúa en la prevención y el control del acné. 
 A nivel celular, aumenta el número de glóbulos blancos, metaboliza el colesterol y disminuye la cantidad de sangre concentrada en los órganos bajando la presión arterial. También colabora en la regulación de los ciclos de sueños y promueve la síntesis de la serotonina, una sustancia relacionada con el bienestar.

El acceso a la luz natural representa una mejora en la salud visual. Cuanto más tiempo en el exterior, menos miopía y otras afecciones. Pero, la exposición en exceso podría representar el riesgo de padecer cataratas. Además, es un protector contra las enfermedades autoinmunes.

Lo que se debe tener en cuenta es que todos los excesos son malos, por ello una excesiva exposición al sol, no pone en riesgo de tumores cutáneos y un envejecimiento prematuro de la piel debido a la rotura de la estructura de colágeno. También se deben evitar las camas de bronceado que son rayos ultravioletas que impactan directos sobre la piel. 

Es fundamental la utilización de protector solar y su renovación cada 3 o 4 horas durante el día, teniendo en cuenta que el sol está en su punto máximo entre las 10 de la mañana y las 4 de la tarde, es decir que es cuando más daño produce en las exposiciones prolongadas. 

Te puede interesar