Cuál es el impacto ambiental de las compras online?

Sociedad 06/02/2021 Por Natalia Yepelue
¿Quién no ha hecho una compra por internet en los últimos meses? La necesidad obliga, pero hay que ser consciente de lo que implica hacer compras online: las consecuencias ambientales se reflejan en el aumento de las emisiones contaminantes, el exceso de residuos, etc.
que-es-un-carrito-de-compras-online_0-696x356

Compras online sostenibles

Se impone la compra online: nos hemos acostumbrado a navegar por la red, seleccionar lo que queremos y comprarlo fácilmente. Lo hacemos en cualquier momento y lugar, pero quizá no seas consciente de las consecuencias ambientales que tienen este tipo de compras. Entre los impactos más visibles están los residuos del embalaje.

Las compras online ganan peso

En el último año el 63 % de los españoles ha hecho compras por internet, frente al 58 % en 2019 (datos INE). Con las restricciones de movilidad el comercio electrónico se ha disparado y puede que esta tendencia haya venido para quedarse.

Actualmente un 72 % de los internautas españoles entre los 16 y los 70 años usa internet como canal de compra, es decir 22,5 millones de personas.

¿Y cuál es el perfil de este consumidor? Pues el consumidor medio español tiene 42 años, compra 3,5 veces por mes y gasta unos 68 euros en cada compra. Los jóvenes de entre 25 y 34 años son los que compran de forma más intensa. ¿Tienes idea de los impactos ambientales que eso conlleva?

4 impactos ambientales de la compra online

La comodidad de comprar a cualquier hora y desde cualquier sitio tiene consecuencias:

Emisiones contaminantes. Los productos que compramos necesitan transporte en avión, barco, furgoneta, etc. que producen emisiones de CO2 y otros contaminantes dañinos, como partículas finas o NOx.

Problemas de movilidad urbana. Para cumplir con los plazos las empresa repartidoras hacen circular más vehículos, sin optimizar la carga. Prima la rapidez.

Exceso de residuos. El envase externo de los envíos se convierte en residuo al llegar a su destino.Además, no suelen retirar el producto electrónico viejo y muchas devoluciones se destruyen sin aprovecharse.

Problemas sociales. Las malas condiciones laborales y la concentración del mercado en unos pocos operadores aumentan las desigualdades sociales. Además, tributan muy poco en España y falta transparencia en sus informes.

¿A ti también te preocupa la sostenibilidad? ¿Quieres apostar por un consumo más consciente, racional y respetuosos con el medio ambiente?

Lo hemos comprobado

¿Te has fijado en el envase que llega a tu casa cuando recibes una compra hecha por internet? Nosotros sí.

Hemos hecho unos pedidos, analizamos cómo llegaron embalados (embalaje secundario) y si existía sobreembalaje para hacer el transporte.

Nuestro estudio se hizo con 16 plataformas de comercio electrónico en las que compramos dos tipos de productos: una memoria USB y una sartén.

Amazon, Alcampo y Eroski, los envíos más sostenibles

Analizamos el peso, el volumen y el tipo de material del envase añadido para el envío (sobres, cajas, bolsas, relleno…). En general, encontramos paquetes demasiado grandes con demasiados plásticos.

Teniendo en cuenta todos los criterios Amazon, Alcampo y Eroski son las webs que obtienen mejores calificaciones por su menor impacto. En el lado contrario se sitúan el Corte Inglés, Carrefour, Media Markt, Conforama, Ikea, Ebay y Claudia&Julia que deben de mejorar la sostenibilidad de sus embalajes .

Con los resultados de nuestra prueba práctica nos hemos preguntado: ¿Por qué no se usan envases reutilizables que se puedan llevar al entregar el envío?

¿Cómo hacer los envíos online más sostenibles?

Además, comprobamos que existen grandes posibilidades de mejora en las políticas de embalaje y envío:

Tamaños más ajustados. Hemos visto envases demasiado grandes para el contenido, lo que implica un consumo de materiales innecesarios, más peso y más espacio en los transportes.
Relleno solo cuando sea necesario. Solo se justifica en productos frágiles.
Menos plásticos o mezclas con plásticos que no son reciclables. Los embalajes en papel, cartón ligero o en plástico compostable son una opción infrautilizada.
Agrupar pedidos. Las empresas de reparto deberían agrupar los pedidos para el mismo destino para evitar traslados innecesarios que aumentan el consumo de combustible, las emisiones a la atmósfera y contribuyen a la congestión del tráfico de las ciudades. Lo hemos comprobado en positivo en el caso de Seur y en negativo con MRW.
El embalaje ideal debería ser retornable y si eso no es posible, debería ser de un solo material de origen renovable y fácilmente reciclable. Con un cartón ligero basta, como en este envío de Amazon.

Como ejemplo de embalaje no sostenible este sobreembalaje de Carrefour que usa plásticos de composiciones diferentes, alguno de ellos nada reciclables.

El embalaje de la web de Claudia&Julia es reciclable, pero pesa demasiado por la cantidad de relleno y la caja de cartón tan grande que lleva, 6 veces más grande que la propia sartén, y, además, lleva una bolsa de plástico que obliga a separar los residuos en varios contenedores.

Mejorar la sostenibilidad del embalaje, tarea de todos

No se trata de dilucidar si es más sostenible comprar en una tienda física o por internet. Ambas opciones van a seguir coexistiendo. Lo que de verdad importa es conseguir que cualquier compra sea sostenible desde el punto de vista ambiental, económico y social.

Cómo conseguir unas compras online más sostenibles entre todos:

Los ciudadanos. Evitando compras compulsivas y comprando por internet solo cuando es necesario. Si intentas juntar en un mismo pedido todas las compras, se podría hacer un solo reparto. Y también puedes responsabilizarte de que la entrega no sea fallida: que haya alguien encargado de recibir el envío o usando puntos de recogida. Y dejar las entregas urgentes solo para cuando de verdad lo sean, de esta manera, las empresas repartidoras pueden optimizar las rutas y minimizar los desplazamientos de los vehículos de reparto por las ciudades.

Las empresas logísticas o de reparto (DHL, Correos, Seur, Paack…) deberían mejorar la gestión de su flota, por ejemplo, usando vehículos poco contaminantes para largas distancias o no motorizados en los desplazamientos cercanos, además de agrupar los pedidos para el mismo destino o alrededores.

Las plataformas donde compramos (Amazon, El Corte Inglés, Fnac, Mediamarkt, Aliexpress…) deberían mejorar el embalaje, incluir advertencias en las opciones menos sostenibles o sugerirla mejor opción, por ejemplo, entrega inmediata o esperar si no tiene prisa;mejorar la sostenibilidad de sus procesos (consumo energía, flota de vehículos no contaminantes o empresa reparto con criterios sostenibilidad); fomentar en su publicidad el uso del comercio electrónico… Y, finalmente, ser transparentes, fiscalmente responsables y establecer condiciones dignas de trabajo para sus empleados y proveedores.

Te puede interesar