El lavado de manos es una de las armas más poderosas para combatir el coronavirus

Actualidad 16 de marzo de 2020 Por Noe Fernández Di Santi
hygiene-2945807_1280
El lavado de manos es fundamental para la higiene

La expansión de la pandemia del coronavirus COVID-19 alrededor de todo el mundo ha generado la preocupación de la población y en los centros de expendio está en faltante el alcohol y otros desinfectantes. Sin embargo, médicos generalistas y especialistas en epidemia todo el mundo, aseguran que la manera más eficiente de mantener la higiene es el lavado de manos. 
En los tiempos que corren el lavado es fundamental hacerlo de manera permanente, pero hay momentos cruciales para realizarlo: antes y después de preparar alimentos, antes de comer, antes y después de estar en contacto con alguien enfermo, luego de ir al baño y limpiar a niños, después de tocar una animal, sus alimentos o sus excrementos y después de tocar la basura.
El lavado de manos solía ser una acción de la que no se tomaba mucha conciencia hasta la irrupción de este tipo de virus en el mundo, sin embargo es la manera más fácil y económica de evitar la propagación de los microbios. Esta acción debe ser un ritual sumamente cuidado para que sea efectivo: 
Lo primero es mojarse las manos con agua limpia y cerrar el grifo (también es nuestra responsabilidad cuidar el medio ambiente y el desecho irracional de un bien tan preciado como el agua). El segundo paso es frotarse las manos con el jabón hasta que se haga espuma y frotar por alrededor de 60 segundos entre los dedos, debajo de las uñas, los pulgares, el dorso y las palmas. (Para medir el tiempo de lavado se puede cantar dos veces la canción del feliz cumpleaños). Luego llega la tarea de enjuagarse las manos con abundante agua y el secado con una toalla limpia. 
De acuerdo a los datos de la Organización Mundial de la Salud, el acto de lavarse las manos reduce entre un 25 y un 50 por ciento las infecciones además de  enfermedades respiratorias infecciosas como la gripe, la neumonía y otras gastrointestinales como la diarrea, como así también el uso de antibióticos. 
Desde el organismo, cada año realizan campañas para incentivar esta práctica y explican que lavarse las manos simplemente con agua no es tan efectivo como realizarlo con jabón, pues este facilita la frotación, elimina la grasa y la suciedad. No hace falta que sea un jabón antiséptico, pues todos son efectivos para remover bacterias si se usan de manera adecuada. Además, al tocar algo los gérmenes se adhieren a la superficie pegajosa de la mano, algo que no sale solo con agua. 
Las manos son consideradas el primer agente de transmisión de los microbios porque a diferencia de los objetos, la piel es un órgano del cuerpo humano y por ello es caliente y húmeda. Los restos de sudor, y los pequeños lastimados son foco de atracción de bacterias aun de manera invisible. Al tocar algo en la mano permanece lo que se llama la huella microbacteriana, un rastro que contamina a la siguiente persona que se toca. 

Noe Fernández Di Santi

Licenciada en Cinematografía por la Universidad Nacional de Tucumán y Periodista Deportivo por Tea y Deportea. Se diplomó en Periodismo Digital por Tea y Deportea y la Universidad de San Andrés y actualmente es maestrando en Comunicación Digital Interactiva por la Universidad Nacional de Rosario. Se desempeñó como periodista digital en diferentes medios online y actualmente es miembro del equipo de prensa del Ministerio de Educación de Tucumán, Argentina. Es cofundadora de Consultora Mate, un proyecto de mentoría, asesoramiento y educación en comunicación.

Te puede interesar