¡Cómo hacer conservas caseras de verduras de tu huerta!

Se acerca el fin de semana y nuestras huertas estan rindiendo su cosecha. ¿No es el momento ideal para aprender a conservarlas? Las conservas caseras son perfectas para tomar alimentos fuera de temporada. Además son perfectas para un apuro cuando no sabes qué preparar para comer, pero para hacerlas en casa tenemos que tomar medidas no solo de higiene, sino también de conservación y esterilización para que los alimentos no queden contaminados de bacterias.
conservas caseras

Para evitar este tipo de problemas al ealizar conservas debes seguir los siguientes pasos:

  1. Selecciona verduras que no tengan desperfectos, que sean todas del mismo tamaño y que estén en su punto justo de maduración.
  2. Con las manos totalmente limpias lava las verduras en agua abundante.
  3. Una vez limpias, pela las verduras, córtalas en trozos y escáldalas en una olla poniendo medio kilo de verduras con unos 4 litros de agua y 120 centilitros de zumo de limón o de vinagre.
  4. Hay veces que tienes que eliminar el exceso de agua de algunos vegetales, en ese caso, déjalos macerar en sal durante un par de horas en la nevera.

¿Cómo debemos preparar los tarros?

  1. Utiliza siempre frascos de vidrio para realizar las conservas.
  2. De tamaño pequeño.
  3. Limpios y con cierre hermético.
  4. Esterilízalos antes de utilizarlos en agua hirviendo durante unos 15 minutos y déjalos escurrir sin tocar su interior.
  5. Rellena cada frasco con la conserva, de forma uniforme, dejando el mínimo aire posible en su interior al cerrar la tapa. Deja unos 2 cm sin rellenar de verdura, y para evitar que se formen bacterias, rellena esos dos centímetros con salmuera que prepararás con 20 gr de sal por cada litro de agua y dejándolo cocer.
  6. Etiqueta siempre el tarro con el producto que contiene y la fecha de elaboración de la conserva.

¿Cómo debemos conservar y almacenar las conservas?

  1. Deja los tarros dentro del agua hasta que estén templados.
  2. Sácalos y comprueba que la tapa está cerrada.
  3. Una vez que abras el tarro, consérvalo en el frigorífico y consúmelo en una semana.
  4. No tomes conservas que tengan la tapa abultada, ya que en su interior habrá bacterias.

¿Viste que no es tan dificil? Aprovecha al máximo tu huerto y ¡optimizá el tiempo en tu cocina!

Te puede interesar