Un estudio científico asegura que el ártico se quedaría sin hielo en el verano antes de 2050

Actualidad 22 de abril de 2020 Por Noe Fernández Di Santi
La zona del ártico es una de las más sensibles al calentamiento global y por ello la que tendrá más rápida degeneración
polar-bear-2199534_960_720

Un estudio científico publicado en la revista Geophysical Research Letters señala que el ártico es una de las zonas del planeta más sensibles al calentamiento global. La reducción del hielo tendrá graves consecuencias (si no es que ya las está teniendo) a nivel global. La posible situación a mediano plazo de esta región fue analizada teniendo en cuenta cuarenta modelos climáticos. 

Como resultado de este análisis realizado por científicos de 21 institutos de investigación de todo el mundo se predijo que el hielo marino que está en el Polo Norte desaparecerá durante los veranos antes del año 2050, modificando todo el ecosistema. Pero también se señaló que el retroceso está basado en la eficiencia de las medidas de protección climática.  Con qué frecuencia y por cuánto tiempo ocurrirá eso depende de la eficacia de las medidas de protección climática.

De un tiempo a esta parte durante todos los veranos, la capa de hielo del ártico retrocede por la subida de las temperaturas y en los inviernos vuelve a sus niveles normales. Aparentemente esta situación es irreversible aún si los gases de efecto invernadero se redujeran. 

"Si bien la extensión del hielo marino en el Ártico está disminuyendo durante esta transición a un Ártico sin hielo, la variabilidad anual aumenta considerablemente, lo que dificulta la vida de las poblaciones locales y las especies dependientes del hielo", apunta Bruno Tremblay, profesor en el Departamento de Ciencias Atmosféricas y Oceánicas de la Universidad McGill (Canadá).

Una de las consecuencias más evidentes de la reducción de la capa de hielo es la subida del nivel del mar y con ello inundaciones en algunas ciudades y con ello cambios demográficos de las poblaciones. También cambian los patrones de circulación atmosférica y oceánica produciendo consecuencias en los cambios de temperaturas templadas a extremas.  

Actualmente la capa de hielo es habitada por osos polares y focas, mientras que la zona marina está constituida por camarones, crustáceos y peces como el bacalao. Sin dudas, el cambio climático causado por la humanidad, es la principal razón de la pérdida de hielo. 

De acuerdo con las investigaciones que llevan adelante organismos internacionales, en primer lugar, la reducción del hielo pone en peligro a los mamíferos marinos, incluidos los osos polares, las focas y las morsas, así como también a las especies de aves marinas con una posible extinción. En cuanto al ser humano, los esquimales que viven en la zona ártica también se ven afectados no solo de manera cultural sino también por la amenaza de una merma en la producción de alimentos en base a recursos naturales. 

Te puede interesar