Versova, el grupo de voluntarios que los sábados limpia la basura en la costa de San Isidro

Sociedad 17/03/2021 Por Redacción
Limpiar ríos y playas, reciclar residuos y colaborar en huertas comunitarias entre otros proyectos que suman en la lucha contra el cambio climático . El regatista Yago Lange lidera un proyecto de limpieza de ríos y mares y también incentiva la creación de composteras.
TLU2NQYFEJHM3I5YYX7CELIQKQ

Metidos en el barro y armados con botas, bolsas, guantes, barbijos y unas ganas enormes, alrededor de 50 jóvenes se toman la mañana para limpiar las costas de San Isidro. Predomina el verde, pero también las latas de aluminio, las bolsas de nylon, las botellas de plástico y el telgopor que flotan por el Río de la Plata y se depositan en la costa. Eso que nada tiene que ver con el paisaje natural ribereño es lo que buscan combatir los voluntarios de Versova, una organización que nació en 2020, en plena pandemia. Desde hace seis meses, se organizan para ir todos los sábados a levantar los desechos que contaminan el agua y ya llevan juntadas 10 toneladas de basura.

WEV5IPVCJBDFLN6ATXOI2G5SU4

El grupo Versova recolectan residuos sabado por medio y tienen como objetivo que para octubre de 2021 este sin basura, ya juntaron mas de 10 toneladas.

Se inspiraron, y de allí tomaron su nombre, en Versova Beach, una playa en Mumbai, India, donde voluntarios limpiaron 5,3 millones de kilogramos de residuos y lograron transformar un basural en el nuevo hábitat de centenares de tortugas. “La idea surgió una tarde de cuarentena, cuando me senté frente al río con una amiga, Luz, con la cual compartí voluntariado en la India, y vimos la contaminación enorme que había”, cuenta Lucas Zothner (24), uno de los tres fundadores junto a Luz Estol (24) y Tomas Beccar Varela (22).

Buscaron que no sea un encuentro esporádico de amigos y vecinos sino asumir un verdadero compromiso con la naturaleza y con la comunidad: por eso, se asesoraron, armaron el grupo y se pusieron como objetivo limpiar toda la costa del Río de la Plata de San Isidro para fines de este año. “Queríamos un proyecto sustentable y sostenible en el tiempo, con metas claras”, agrega Lucas. Hasta ahora se sumaron 290 voluntarios, de los cuales 50 lograron transformar las limpiezas en un hábito fijo semanal. “La gran mayoría son jóvenes, pero vienen de edades muy diversas y también familias enteras”, destaca.

Sería muy bueno poder fomentar este hábito y cada uno colabore y sea más responsable.

Te puede interesar