Todo lo que debes saber sobre las grasas

Energía 04 de mayo de 2020 Por Noe Fernández Di Santi
Están rodeadas de mitos y creencias pero los nutricionistas y especialistas en la materia se encargan de develar su verdadero aporte
avocado-1712583_640

Desde los tiempos más remotos muchos mitos rodean al consumo de grasas y la nutrición humana. Dentro de los diferentes grupos de alimentos que una persona debe consumir, las grasas son las más odiadas y queridas a la hora de hacer una dieta. Las grasas animales son fuertemente cuestionadas y algunos dicen que son las menos saludables frente a las de origen vegetal, pero no todo es tan absoluto. 

Las grasas son vitales para varias funciones del cuerpo humano. No solo crean una capa protectora en el corazón o los riñones, sino que también son una reserve energética, protegen el sistema óseo porque ayudan a fijar el calcio, transportan algunas vitaminas e intervienen en la síntesis de hormonas. El organismo entonces, necesita aportes de grasas saturadas e insaturadas. 

Respecto de si lo mejor es grasa vegetal, los científicos tienen dificultades para ensayar una respuesta absoluta. Lo que si es cierto es que las grasas del pescado, por ejemplo, que contiene Omega 3, se consideran saludables, mientras que la margarina usada en bollería,  no. 

Lo ideal es encontrar un equilibrio en el conjunto de grasas: es decir reducir las animales y aumentar las vegetales. Los aceites extraídos de las semillas, los frutos secos y el coco por ejemplo, son fuentes de grasas saludables, lo mismo que el aceite de oliva.

En cuanto a los aceites vegetales siempre deben ser usados como moderación solo como condimento y preferir aquellos de primera prensada o que se llaman extra virgen, porque mediante este proceso de extracción conservan mejor todos sus nutrientes. 

Lo que se debe evitar a como dé lugar, es el consumo de grasas hidrogenadas. Se trata de grasas formadas mediante un proceso industrial que transforma las grasas vegetales de líquidas a sólidas y  no es saludable. En algunos países incluso prohibieron su consumo por tratarse de alimentos que aumentan el colesterol malo, la posibilidad de padecer enfermedad coronaria y una disminución del rendimiento mental conforme pasa el tiempo. 

La incorporación de grasas saludables también ayuda a quienes hacen ejercicio a promover el crecimiento muscular, porque son una poderosa fuente de energía. Su función es estimular a la segregación de hormonas que participan en el proceso de mantenimiento y calidad de los músculos y mantienen las articulaciones lubricadas para las largas sesiones de ejercicio, reduciendo el riesgo de lesiones. 

Te puede interesar