Consejos para disfrutar de una Semana Santa ecológica: las 7 erres

Sociedad 01/04/2021 Por Redacción
Entre las diferentes formas en las que cualquier persona puede pasar unas vacaciones de Semana Santa sin descuidar su entorno se hallan la siguientes: los consumidores pueden concienciarse del impacto medioambiental de la palma, hacer huevos de Pascua caseros, viajar de manera sostenible, elegir destinos de turismo ecológico, disfrutar de espacios naturales sin dañarlos, marchar de casa sin perjudicar al medio ambiente, y no olvidar las «siete erres«: reflexionar, rechazar, reducir, reutilizar, reciclar, redistribuir y reclamar.
vacaciones semana santa

Disfrutar de los espacios naturales sin dañarlos

Las vacaciones de Semana Santa pueden ser unas buenas fechas para conocer mejor la naturaleza. Hay una gran cantidad de espacios naturales protegidos, como los Parques Nacionales, Naturales y Reservas de la Biosfera, pero cualquier entorno natural será una buena experiencia.

Sea cual sea el lugar elegido, es imprescindible comportarse de manera respetuosa: no hacer fuego, no arrojar residuos y recogerlos para su reciclaje, no alterar las condiciones del entorno, no introducir especies invasoras ni llevarse flora o fauna local, etc.

Por su parte, quienes elijan la playa también pueden asumir unas pautas sostenibles para conservar y hasta mejorar estos delicados espacios naturales.

 Salir de casa sin perjudicar al medio ambiente

Antes de salir de casa, conviene asumir unos cuantos consejos que nos ayudarán a ahorrar dinero y a conservar el medio ambiente: desenchufar los aparatos electrónicos, revisar la nevera, apagar el calentador, observar los grifos, no dejar basuras, evitar saturar el buzón y no abandonar las mascotas, etc.

En Semana Santa, también las «siete erres»

El consumidor ecológico lo es todo el año. Por ello, en Semana Santa no hay que olvidar las «siete erres»: reflexionar antes de consumir algo, rechazar productos o actividades no ecológicas (como los productos de «usar y tirar», las bolsas de plástico de un solo uso o el empaquetado excesivo), reducir para utilizar solo lo necesario, en especial recursos básicos como el agua, la energía o los alimentos, reutilizar los productos para darles una mayor vida, reciclar para aprovechar los materiales, redistribuir los bienes para combatir los desequilibrios, y reclamar a empresas e instituciones actuaciones que contribuyan a mejorar el medio ambiente. Con estas siete acciones se contribuye a conservar el medio ambiente, a lograr un mundo más equitativo y, de paso, ahorrar dinero.

A divertirse…

Te puede interesar