Argentina lista para sembrar Carinata

Secciones 07/04/2021 Por Redacción
Los productores agropecuarios argentinos, hace tiempo, que están viendo a la carinata como una opción interesante que genera un valor agregado a la producción y permite ingresos adicionales. Su cultivo, de múltiples beneficios, se utiliza para hacer biocombustible para aviones, aceites y harinas. El grano favorece a los suelos y contribuye al medio ambiente.
Carinata

La Carinata es un cultivo oleaginoso (planta forrajera) desarrollado para la producción sostenible de biocombustibles que, además de producir aceites no comestibles, produce harina proteica para la alimentación animal.

Emparentada con la colza, la carinata se presenta con características totalmente provechosas tanto para el medioambiente como para el productor y sus negocios.

La empresa semillera Nuseed es la encargada de expandir este cultivo que no está genéticamente modificado en nuestro país. Por tal motivo, se unió con la argentina Cazenave & Asociados para impulsar la siembra de 30 mil hectáreas de carinata.

Sebastián Bravo, gerente de Negocios de Nuseed, hizo referencia a las múltiples ventajas que presenta: “Tiene la particularidad de ser el único cultivo de cobertura con renta, porque la producción del grano es lo que Nuseed recompensa o paga al cliente”

La producción de carinata -brassica carinata-, o mostaza etíope en el país, es un cultivo de rotación invernal de alto valor agregado sustentable. Bravo agregó que “se genera un contrato, o sea que, cuando el productor siembra sabe que todo lo que coseche va a ser comprado y certificado”.

En primer lugar, el grano es enviado hasta el puerto de San Pedro (Buenos Aires) para emprender su viaje hasta Francia, país en el que se le realiza el proceso de extracción para la producción de aceite y, posteriormente, la elaboración de biodiesel de segunda generación para avión. En tal sentido, Bravo expresó que "cuando las aerolíneas lo probaron pudieron ver que tenían una reducción muy importante de los gases de invernadero en sus motores".

Según explicó Bravo, su empresa utiliza un mercado de referencia, que es el MATIF de Francia para la colza, a los efectos de generar el precio de la carinata: “A modo de referencia, hoy el productor podría estar obteniendo USD 437 por tonelada”.

El gerente de Nuseed indicó que “Hoy el precio se forma con un 75% del valor de MATIF y luego se van adicionando precios que otorga la empresa, a medida que el productor avanza en su producción y dando evidencia de buenas prácticas agrícolas y generación del grano en forma sustentable”.

Aporta considerables beneficios a los suelos y su conservación. “Al ser una planta crucífera, que tiene una raíz principal pivotante que alcanza los 40 centímetros de profundidad hace que se mejore mucho la porosidad e infiltración de agua en los suelos. Esta es una exploración muy profunda y mejora toda la estructura del suelo. Se puede decir que es una labranza vertical biológica”, informo Bravo.

Cabe destacar entre las características de la carinata, que, consume menos agua que el trigo, sumado al efecto que tiene sobre el control de malezas. Según Bravo, el sombreado que produce la planta no permite el crecimiento de éstas, por lo que “cuando uno cosecha obtiene el cultivo limpio. A su vez, los productos que se utilizan en carinata no dejan residuos”.

fotouru-3-1280x640

Ambas empresas ofrecen la oportunidad de la carinata y su trazado como cultivo de rotación dentro de los ecosistemas de soja y algodón con sustentabilidad de ucrop.it, una plataforma donde el productor y sus colaboradores registran evidencia del cultivo, en forma simple y rápida en su teléfono celular y elige a que actores del agro mostrar su maneja y evolución.

De acuerdo a lo expresado por Bravo, “Nuseed se plantea para los próximos 10 años tener sembradas un millón de hectáreas de carinata”.

Te puede interesar