Un 37% de las moscas de las flores se encuentra en peligro de extinción en Europa

Vida natural 16 de octubre de 2022 Por Redacción
Según la Lista Roja de Especies Amenazadas de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza
insectos
Insecto de la especie 'Cheilosia canicularis' | Foto: Frank Vassen

Más de un tercio de las especies de sírfidos o moscas de las flores (concretamente, un 37%) están amenazadas de extinción en Europa, lo que puede acarrear consecuencias para la seguridad alimentaria porque son el segundo grupo de polinizadores más importantes del mundo, sólo por detrás de las abejas.

Así se desprende de la primera evaluación continental de este grupo de polinizadores esenciales en la Lista Roja de Especies Amenazadas de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN), hecha pública esta semana.

La agricultura intensiva y los plaguicidas nocivos, la silvicultura comercial insostenible, el desarrollo urbano y el cambio climático son las principales amenazas para las moscas de las flores, según la UICN.

"Esta primera evaluación de la Lista Roja Europea de las moscas de las flores destaca su inmensa diversidad y su papel fundamental en nuestros sistemas alimentarios y agrícolas. Sin embargo, son estos mismos sistemas los que son una de las principales causas de su disminución", indicó Bruno Oberle, director general de la UICN.

"Para cambiar el destino de las moscas de las flores, necesitamos urgentemente transformar todos los sectores de nuestras economías, y especialmente la agricultura, para que se conviertan en positivos para la naturaleza y sostenibles", añadió Oberle.

SEGURIDAD ALIMENTARIA

Esta evaluación de la Lista Roja de la UICN subraya que 314 de las 890 especies de sírfidos (‘Syrphidae’) en Europa están en situación vulnerable, en peligro o en peligro crítico. Se trata de animales cruciales para la seguridad alimentaria del planeta porque son el segundo grupo de polinizadores más importante en el mundo después de las abejas y a menudo muestran tasas más altas de visitas a flores que las abejas.

También controlan naturalmente las poblaciones de pulgones y pequeños insectos chupadores de savia que dañan muchos cultivos comerciales, como el pulgón del melocotonero (‘Myzus persicae’) en los cultivos de durazno, una fruta similar al melocotón.

La agricultura intensiva es la amenaza más común para las moscas de las flores en toda Europa, pues afecta a más de la mitad (475) de las 890 especies. Las prácticas agrícolas insostenibles incluyen la conversión de la tierra de un hábitat adecuado, la degradación del hábitat por el pastoreo excesivo del ganado y la fragmentación de los hábitats naturales y seminaturales.

Además, el uso de plaguicidas perjudica a al menos a 55 especies en toda la región europea. La pérdida o degradación del hábitat (en particular, la pérdida de árboles antiguos por una variedad de impulsores, incluida la silvicultura comercial), el desarrollo urbano y el cambio climático son otras amenazas importantes.

PROPUESTAS

Según la UICN, se necesitan medidas de conservación específicas basadas en áreas para proteger los hábitats clave de moscas de las flores, especialmente los humedales, los bosques antiguos que albergan árboles viejos y los hábitats seminaturales fuera de las áreas formalmente protegidas.

La evaluación identifica prácticas como los márgenes de campo plantados con flores silvestres o la restauración de setos, que forman parte de métodos de cultivo sostenibles bien respaldados en toda Europa, como beneficiosos para las moscas de las flores.

"La principal forma de ayudar a detener la disminución de las poblaciones de moscas de las flores es protegiendo sus hábitats y conectando los hábitats en todo el paisaje. Lo más urgente es proteger los árboles antiguos que contienen cavidades en los troncos, agujeros en los árboles, corridas de savia, ramas caídas y tocones de árboles, los microhábitats donde se alimentan las larvas de una amplia gama de especies, incluidas muchas que están amenazadas", recalcó Francis Gilbert, copresidente del Grupo de Especialistas en Moscas de las Flores de la UICN.

Más de una cuarta parte de las especies evaluadas (244) se vieron afectadas por la degradación, el cambio y el cambio de hábitats por el cambio climático y el aumento relacionado en la frecuencia de los incendios.

Como los incendios forestales a menudo limpian la madera muerta y los árboles viejos, las moscas de las flores se ven obligadas a mudarse a nuevas áreas para hacer frente a los paisajes cambiantes. Las especies de moscas de las flores en los Alpes, los Pirineos y los Alpes Dináricos, donde la riqueza de especies es la más alta, se ven particularmente afectadas por esta amenaza. La reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero, junto con la restauración de los ecosistemas, será esencial para hacerla frente, según la UICN.

(SERVIMEDIA)

Te puede interesar