¿Cómo se gestiona la basura de la Antártida?

Naturaleza 28 de abril de 2020 Por Noe Fernández Di Santi
Los residuos son del tipo domiciliario y se tratan en las mismas bases
antartida
- Foto: El Tiempo

La Antártida está habitada por el hombre que se asienta en diferentes bases internacionales. Como toda vida genera residuos del tipo domiciliario entre los que se encuentran restos de alimentos, papeles, cartones y otras cosas que todos generamos en nuestras casas. Estos residuos son tratados por los mismos científicos que habitan este lugar. 

Durante 2019 se produjo un aumento del 2,9 por ciento de consumo de energía a nivel mundial y un 69 por ciento de consumo de combustibles fósiles que subieron las emisiones de dióxido de carbono. Frente a ello, el continente blanco, como es conocido el suelo Antártico, merece un cuidado especial y de conservación para poder mantener el equilibrio ambiental de la Tierra. 

En la Antártida no solo se consumen cosas que generan residuos, las viviendas también son calefaccionadas y por ello se generan residuos de hidrocarburos. Hay vehículos para trasladarse de un lugar a otro y residuos químicos propios de los experimentos que se realizan en los laboratorios. 

Una vez al año, durante el recambio de dotaciones en las bases, que se desarrollan en verano, se realiza el retiro de la basura. Se clasifica, se almacena, se registra lo que se genera y luego se retira.  Algunos tipos de residuos reciclables se tratan en el mismo continente blanco. Las aguas residuales si son tratadas allí, entre ellas se encuentran los residuos generados por los baños, duchas y alcantarillas, lo importante es que el agua no termine en el mar. 

Todos los países que tienen bases en la Antártida forman parte de acuerdos y protocolos que deben cumplir en relación al tratamiento de la fauna, los suelos y por supuesto los residuos.  La Antártida está enmarcada como “reserva natural para la paz y la ciencia” y por ello la permanencia del hombre no debe generar impacto ambiental.  Como consecuencia de estos tratados, los residuos generados en las bases  son devueltos a su país de origen. 

Los desechos en el continente blanco están categorizados en cuatro grupos. El primero constituido por los desechos biodegradables como lo son los restos de comida, papeles, madera y trapos limpios que pueden ser evacuados o incinerados mediante sistemas de incineración adecuados y las cenizas resultantes deben ser evacuadas del continente antártico. El segundo grupo incluye los desechos no biodegradables como los plásticos, envases tipo tetra pack, envases y envoltorios metalizados, cauchos, esponjas y otros materiales sintéticos.

El grupo 3 está compuesto por desechos peligrosos, reactivos, aceites, grasas, pinturas, elementos contaminados con desechos peligrosos, pilas, baterías y cenizas provenientes de la combustión de desechos del grupo, entre otros. Por último el grupo 4 está constituido por desechos inertes tales como vidrio, latas, estructuras metálicas, chapas, tambores vacíos, restos de hormigón, ladrillos y cosas de ese estilo. Los últimos tres grupos deben ser retirados del continente. 

Te puede interesar