Frutas y verduras contaminadas con microplasticos

Naturaleza 19 de septiembre de 2020 Por Victoria Barceló
microplasticos en  frutas y verdduras

Los microplásticos están contaminando las frutas y verduras que comemos, incluidas las manzanas, las zanahorias y lechugas.

Según un estudio publicado en la revista Environmental Research, las plantas absorben los microplásticos por las raíces hasta llegar a los frutos. Esta evidencia significa que podría tener un impacto negativo en la salud humana.

Los microplásticos son un problema medioambiental y de salud de primer orden. Hasta ahora, existía evidencia de la presencia de esas sustancias contaminantes en el aire, el suelo o el medio marino. Incluso en alimentos como pollo, pescado enlatado o mariscos. Sin embargo, no había preocupación científica acerca de la presencia de microplásticos en frutas y verduras. Un estudio publicado en la revista Environmental Research termina con esta esta creencia y nos pone en alerta.

Según el estudio, se han descubierto microplásticos en manzanas, zanahorias, peras, brócoli y lechuga. También los tubérculos, incluidos los rábanos, los nabos y las chirivías, podrían estar contaminados con estas sustancias tóxicas. Se cree que los diminutos compuestos fueron absorbidos por las raíces de las plantas con agua y luego viajaron por el tallo hasta las hojas y, cuando fue posible, las frutas.

Con estos resultados, realizados sobre seis frutas o verduras de cada tipo en seis lugares, tiendas o supermercados diferentes de Catania (Italia), se termina con la idea de que los microplásticos son demasiado grandes para pasar por los poros de las raíces. Lo que durante décadas se pensó como imposible ahora parece una evidencia que amenaza nuestra salud.

En el estudio se cogieron las seis frutas o verduras de cada tipo y se limpiaron y pelaron, excepto el brócoli y la lechuga. A continuación se colocaron en una licuadora y se mezclaron para juntarlos. Luego la mezcla se deshidrató y analizó con un microscopio electrónico para identificar los microplásticos.

Los microplásticos más grandes (2,52 um) se identificaron en las lechugas, mientras que los más pequeños (1,51 um) se encontraron en las zanahorias.
 

Según Maria Wsterbos, fundadora del grupo ambiental Plastic Soup Foundation, «si se está metiendo en las verduras, también se está metiendo en todo lo que come verduras, lo que significa que también está en nuestra carne y lácteos. Lo que tenemos que averiguar ahora es qué nos está haciendo esto. Este es un territorio inexplorado. ¿El plástico nos enferma?”

Las autoras y autores del estudio enfatizan: «Con base en los resultados obtenidos, es urgente realizar estudios toxicológicos y epidemiológicos para investigar los posibles efectos de los microplásticos en la salud humana».

En un segundo estudio, que se publicará en la revista Nature Sustainability, el equipo científico estudió los cultivos de lechuga y trigo para sugerir que los microplásticos ingresan a las plantas al ser absorbidos con agua por las raíces, a través de lo que denominaron una «vía de entrada de grietas».

Neumáticos, cosméticos, productos agrícolas, o ropas sintéticas son algunas de las principales vías de entrada de los microplásticos a todo lo que nos rodea (aire, agua, tierra y alimentos). Por ello, desde Ecologistas en Acción seguimos insistiendo para que, tanto los microplásticos, como su expresión más invisibles (los nanoplásticos), sean prohibidos. Todas las administraciones públicas locales, estatales y europes tienen el deber de proteger nuestra salud y la del medioambiente.

Enlace al estudio sobre microplásticos en frutas y verduras: https://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S0013935120305703

Te puede interesar